domingo, 10 de junio de 2018

mis bastions

las 5:00 de la mañana y mojando magdalenas en un vaso de cacaolat... si me viera mi madre me dirìa tres cosas: abrìgate bien que arriba hace frìo, te esperamos para cenar y eso no es desayuno para un tìo como tù. en mi defensa he de decir que para ella siempre llevo poca ropa, siempre prefiere que llegue pronto y siempre tengo que comer más. no es el problema las magdalenas sino que solo son 3 :-)
en la salida de Els Bastions me acompaña Pau que me seguirà por el recorrido como una proyección montañera de mi madre. ¿necesitas ropa? ¿come algo? ¿has tomado sales? desde casa se que hay gente pendiente de mi. vuelvo desconfiado de mi mismo, con pocas ganas de volver a pisar nieve y con la duda de como responderé en tantos kilómetros (unos 94) y mucho rato a màs de 2.000m de altura.
divido la carrera en dos partes: hasta tres pics y despuès (pretaga, taga y posttaga).


las sensaciones son de desconfianza en mi mismo pero camino de la font de l’home mort solo pienso en las palas de nieve que esperan bajando del Puigmal y me distraigo con el paisaje. En Fontalba solo tengo ganas de ver que sensaciones me transmite pisar en blanco, que la nieve moje la cicatriz, que el suelo que hay bajo mis pies se hunda. rodeo la cruz y pabajoooo!!! cuesta al principio pero poco a poco la situaciòn se deja dominar. solo aquellos sitios donde pasa agua bajo el nevero me hacen extremar el cuidado y me ponen el cogote tenso. la montaña esta preciosa y los valles a los que se accede de Nuria son brutales. en un sube y baja contìnuo, cruzando arroyos y dejando el Torreneules pendiente cubrimos la primera mitad con una gran sonrisa. dejamos atràs el control de tres pics y trotamos largo, largo, largooooo hasta Pardines. siempre pasa: el Taga se me “aTaganta”. o es la subida o es la bajada. esta vez la bajada. esas palas tan derechas de hierba me van fatal. enlentecen el ritmo y el coco. demasiado. pero como todo en esta vida se acaba, en Bruguera ya solo preocupa los truenos y la oscuridad que se va apoderando de la tarde. y en la subida a la Covill comienza a llover. poco para lo que el concierto de percusiòn celestial amenzaba. pero algùn repecho con barro y el cansancio acumulado hacen que resbale y pierda un poco el ritmo de subida. la pista hasta el refugio ya se agarra a las patas y zizaguear para esquivar charcos lo veo como regalar metros. pero estoy contento. mucho. he vencido. mucho màs que a la nieve.
y bajando ya camino de meta pienso en el ùltimo año y en como ha cambiado todo. en lo que me ha costado adaptarme. en como he peleado cada día por esa entrada en meta que me espera. ha sido como volver a empezar. y aunque se que no volverè a hacer cosas que he hecho, miro con serenidad a todo....y es un corredor delante mío haciendo eses el que me saca de estos pensamientos. vomita, le ofrezco apoyo, le dejo un bidòn con sales y a dos kilòmetros de meta me pide que siga. tiro millas a meta y bajo el arco espero casi 15’ a que llegue. mejor final imposible. reafirmado en lo que hago.en lo que soy.


lunes, 28 de mayo de 2018

todo

todo.
un silencio que acaba de nacer y que suena a nana se hace añicos. retumba y se queda flotando en el aire, agarrado a los rayos de sol que se cuelan por pequeños huecos que le impide entrar en tromba. amanece y golpea con ritmo contra la tranquilidad de cuerpos descansados que respiran acelerados. no hay eco pero hace vibrar el pecho. no sabe a nada pero esta lleno de gusto. no tiene aroma pero cosquillea la nariz. sonrisas.

todo?
...se tensan los gemelos, los muslos, el culo. tienes la sensación que laten fuerte y acompasados. y mientras el corazón como parado. esa agradable sensación de que todo se pone del revés. sube un escalofrío por la espalda y cuando se cuela por la nuca en la cabeza te llevas rápido la mano al pelo para cazarlo. lo tienes !! ........vuelve a adueñarse un precioso silencio de todo. brillan los ojos mientras esperan. mientras buscan otros ojos. y miden el paso del tiempo con parpadeos irregulares. siempre.

todo.
el espacio vacío desaparece. el movimiento lo llena y el jaleo se apodera del escenario. un precioso caos embadurna todo y cobra sentido lo vivido para llegar aquí. fragmentos que van encajando. sin descuidar nada, todo empieza en cada momento. merece la pena adelantar el esfuerzo y esperar la recompensa. al revés no funciona. invierte en el todo. crea el bucle.

miércoles, 23 de mayo de 2018

lo importante

lo importante no es lo que sabes, lo importante es lo que recuerdas.
eso dice una provocadora frase que he leido alguno de estos días en algun sitio. y hoy me voy a tomar la licencia de adaptarla porque no puedo estar màs de acuerdo con ella...como "punto de partida para". ahí va, ya diréis que os parece.

lo importante no es lo que corres, lo importante es lo que recuerdas.



esta mañana -desde justo antes de Eufòria no lo hacía- he vuelto a los masajes de descarga que alivien las patas que acumulan kilómetros de entreno, pero también horas y horas de despacho y algún que otro vuelo. y he "estrenado" sitio. tirado en una camilla la charleta con el fisio me ha hecho recordar tantos y tan buenos momentos que estoy seguro que la descarga no ha sido solo muscular. es la primera vez que me pongo en manos de jordi. pero en una conversación relajada y, como no, interrumpida por sus pulgares entrando sin piedad en mis gemelos o mis cuadriceps he encontrado recuerdos que anidan en rincones de la mente donde se guardan las carreras, los triatlones incluso la escalada. contémonos cosas. sacudamos el polvo a lo que hacemos. porque lo hacemos. como nos gusta. donde nos hemos curtido....
he vuelto a Elba, a Lanzarote, incluso a la caida de Arenales113 al pasar un badén mientras bebía del bidón. he recordado una charla en Zegama entre Kilian y Fabián Roncero en la que estuve presente, he vuelto a correr por la cresta de Claveles en Peñalara y he vuelto a retirarme en Matxicots. Cuenca...he vuelto a escalar en Cuenca. y en Montgrony.
somos eso. aquello que recordamos. por eso debe ser tan duro olvidarse de las cosas. no tener recuerdos. por eso debe ser tan díficil seguir adelante si no recuerdas como has llegado a donde estas. como recuerdo. como empujón. como dando sentido a.

sábado, 14 de abril de 2018

anonimato

me ha adelantado dos veces en las dos bajadas que llevamos. una por cada descenso. como un sputnik. mudo del todo en la primera o agradeciendo el gesto de apartarme ligeramente para no estorbar en la segunda. dos veces. las mismas que le he pasado yo subiendo. en la zona de zetas entre hayas o en aquella tartera. invirtiendo los papeles con el cambio de escena. nuevos conocidos. ¿anónimos? quizás hasta hoy, si.
conozco su estilo de zancada por detrás. tanto como él conoce el mío. he visto su mochila mejor que su cara. el ya sabe que yo llevo una Grivel que espera repuesto. como pisa con cada pie. como se tensan sus gemelos...si coincide por diseño de carrera, llegaremos juntos a algún avituallamiento. quizás hasta salgamos juntos. de reojo te quedas con el dorsal. charla de ascensor pero (por ejemplo) el marcaje sustituirá a la climatología como tema. quizás lo que queda o lo que llevamos. los voluntarios, ajenos al tejemaneje que nos traemos, animan por igual. como pensando que llevamos juntos todo el rato. seguimos y, es el terreno que viene el que decide quien pasa delante. pero él, seguramente, pensará lo mismo yo. que en una bajada se me irá tanto que no le engancharé en la siguiente subida. yo fantaseo con meterle tanta distancia en la próxima subida que podré hacer la posterior bajada sin tener que dejarle pasar. ¿qué sucederá al final? ¿miraré para atrás esperando que venga y no llegará? ¿apretaré subiendo porque ya se acaba el repecho y no le he visto el culo?...
y cuando acabe la carrera es posible que hables con él. o no. que sepas su nombre, de donde viene y como le ha ido. pero si esto no pasa, cuando otro día volváis a coincidir ya no será alguien que no conoces. el perfil de una carrera anterior le/os sacó del anonimato. y es posible que la historia se repita.




miércoles, 4 de abril de 2018

cicatriz

ni un día acaba sin tener contacto con la cicatriz que me dejo Eufòria. a veces arrastro los dedos sobre la piel estirada, arriba y abajo, como masajeando el recuerdo del abandono. otras veces apoyo la palma encima y, sin moverla, intento sentir el rasgado de la piel al hundirme en aquella zona de nieve. el cosido magistral de aquella doctora de urgencias ha dejado una textura ùnica que, atravesada por una variz rebelde, se me antoja un pequeño mapa en 3D.
es curioso la cantidad de momentos que, enganchados uno a otro, se apilan en algùn rincòn de la mente. cae uno y arrastra a muchos màs. y te mueves en el tiempo con una soltura que ya quisiera yo para crestear por algùn picacho de esos. solo con sentir la rugosidad de dos puntos bien dados o el tacto diferente de ese trozo de piel estirado donde ya no crecen pelos.
cada vez estoy màs convencido que aquello tenìa que pasar. para volver. el tiempo lo confirmarà. la cuenta pendiente esta en Andorra pero de momento ha de esperar. cerré un capìtulo corto firmando con una “J” de color más claro en mi espinilla el final de un capìtulo. pero he de seguir escribiendo mi libro. a golpe de párrafos de colores variados. con barro, calor, lluvia, noches y, porque no, quizás nuevas heridas.
y muchas noches, tumbado ya en la cama, subo el pie derecho y con la planta del pie recorro toda la tibia. pero no es lo mismo que pasar los dedos o la palma de la mano. ahora no reconozco marca alguna. no hay finura de tacto, no la hay. y cuando vuelvo a estirar la pierna derecha al lado de la izquierda, como incrédulo, alargo la mano y me aseguro que todo sigue igual. que no lo he soñado. que tengo una razón para volver a acabar algo que dejé a mucho menos que a medias.


martes, 27 de febrero de 2018

s e v a

conoces a alguien que no conoces por lo que la gente que conoces te cuenta. y por lo que conoces de la gente a la que conoces, conoces casi bien a aquellas personas que no conoces. y ademàs asì conoces aùn màs a quien ya conoces. y, tiene gracia, te conoces màs a tí.
preguntas poco y dejas que te expliquen, sin forzar, creàndote una idea. un perfil. un estilo. un caràcter. una forma de ser, de sentir, de luchar, de vivir.
si, de vivir.
hasta el final.
luego, cuando llega la hora de su entrada en meta, notas que un nudo se aprieta dentro del estòmago. y la cara se vuelve rígida y no puedes sonreir. cierras los ojos y repasas lo que tienes a mano para construir algo en tu mente. y dibujas una persona fuerte que te dice, bajito pero con ànimo, que hay que seguir luchando cada día. que no vale rendirse. que lo ùnico que nos encarga es empujar adelante. tirar fuerte y buscarla en las cosas hechas juntos. en los rincones compartidos. en el esfuerzo de pasar un momento duro. no olvidar y recordar sus grandes momentos. que seguro que son muchos...

...y eso haremos.

** Buen viaje !!

domingo, 18 de febrero de 2018

noche

cuando la noche se vuelve de esparto ni el mejor frontal sirve. no da luz suficiente, no hay leds que atraviesen la cortina de oscuridad que tenemos delante, que aporten la claridad que se necesita. no ilumina el camino a seguir, no advierte que falsas sombras son obstáculos qué hay que evitar si o si.

cuando la noche se vuelve espesa la experiencia previa no cubre lo que necesitamos. todas las horas acumuladas parecen pocas, los kilòmetros recorridos mientras otros dormían no nos aclaran por donde tirar, y nos ahogamos en la negrura de unas horas que nos atenazan con fuerza. nos aprietan sin compasiòn como insinuando que no habrà salida. que no volveremos a ver la luz.

cuando la noche se vuelve infinita solo vemos màs noche. oimos ruidos de abandono. olemos la desgana. sentimos que nada tiene sentido. preguntamos por què pasa y no sabemos responder. nuestra actitud se inclina hacia el lado que nos mete màs todavía en negrura. en nosotros mismos venidos a menos. en màs preguntas sin respuesta.

cuando la noche nos cae de golpe encima siempre hay alguien que nos puede ayudar. alguien que venga de un atardecer. de un mediodía. de un amanacer. alguien que nos diga que la noche no se puede eliminar pero se pasa. se aguanta, se combate. alguien que ya ha pasado noches y pasarà màs. como la tuya de hoy, como otras menos negras, menos espesas, menos infinitas, menos de esparto.

y cuando llegue la gran noche, para la que nadie esta preparado, sepamos que en la oscuridad que dejamos a la gente cercana habrà alguien que les acompañarà hasta que, de nuevo, se haga otra vez de dìa.....