sábado, 27 de septiembre de 2014

se nos va la esencia

Servidor, sin entrar en mucho análisis ni comparaciones, se considera de la vieja escuela. Old school, que he oído decir por ahí ahora.
Y no por la edad que tengo sino por lo rápido que ha evolucionado todo esto en los últimos 10 años. Mis casi 43 marzos, que me colocan sin piedad en V1, me dan aún cancha para dar guerra. Espero...
En mis incios, he tenido la suerte (a veces buena, a veces mala) de conocer pioneros del ironman y de las carreras de montaña y puedo enganchar ahora con jóvenes promesas que comienzan.

Del pasado cercano, tres pinceladas que no están tan lejos pero suenan a prehistoria:
- Yo corrí en Zegama-Aizkorri cuando no hacía falta sorteo. De verdad. Y cuando corrieron juntos Ricardo Mejía y un Kilian Jornet que aún no se afeitaba (pero ya ganaba). ¿Sabéis quien era Ricardo Mejía? Antes de apuntarte a la próxima carrera de montaña, deberías saber quien era.
Y luego no te pasabas una semana entera hablando de la carrera por todas partes. De hecho solo los más cercanos se enteraban que habías ido. Eran una época en la que casi nadie te preguntaba que tiempo y que puesto habías hecho. Te preguntaban que tal la carrera, si había sido dura y si ibas a volver. A mi, decidme raro, me gustaba eso. Puede ser que, igual que lo de "el tamaño no importa" solo lo dicen los que la tienen pequeña, "el puesto no nos importa" solo sea válido para los que no quedabamos delante.



- De triatlón tengo que hablar del Jabaliman y de Diego Velázquez. Y no me olvido ni de Pablo Cabeza, ni de Toni Cendón, ni de un Angel Salgado que he conocido después. Nadie me creerá si digo que he estado en el briefing de un  triatlón "sin chupe" donde el organizador metido hasta la cintura en un pantano, mientras fumaba un ducados, amenazaba con sortear entre todo el material del que fuera pillado haciendo drafting (bromeaba, por supuesto). Y luego, apagaba la colilla y salía a nadar como un triatleta. Eso si, después de dar él mismo la salida.
De la comilona de después solo podemos hablar los que sobrevivimos. Menos finishers que en el triatlón. Aquello, era una puta fiesta. Se ha perdido...
 
 
- Y una de viajes express: Sentiero delle Grigne. Apuntarte a algo por un calentón con otros dos y luego encajar las piezas curro-familia-carrera y vuelta. Gracias a estos golpes de loca espontaneidad, por ejemplo, he "corrido por los Alpes" detrás de Stephanie G....y al final me ha ganado pero bien. Un fin de semana entero sin dormir. Vuelos baratos a horas raras, apaño con coches para llegar a la salida. La carrera. Y apura que no perdamos el avión. Un avión que se cancela, pasas noche en aeropuerto y, si te descuidas te vas a currar con el dorsal puesto. Y tan contento. Aquella noche también la pasó en el aeropuerto Tófol Castanyer.  Tan contento, oiga.
 
 
¿Y todo esto para qué?
Pues imagino que para nada. Porque lo que voy a escribir ahora no servirá para nada. Pero yo necesito hacerlo....Ya sabéis. Me gusta escribir. E intento hacer pensar algo. Me gusta plantear alguna reflexión. Si no sirven para la globalidad, que al menos a alguien le tenga un rato ocupado. Si le sirve, mejor.
Solo quiero pedir que no dejemos perder la esencia de todo esto. Mantengamos una rendija abierta a la aventura. Un hueco donde se cuele la improvisación y nos salgamos de los putos excel de entrenamientos. Ni somos robots programados, ni la montaña es una pista de atletismo.
No hace falta ir echando fotos por el camino.
Ni sentarse en una piedra a comerse un bocata. Pero...
...si adelantas a alguien, saluda. Con la mano. No hace falta hablar. Igual tu vas escuchando música pero yo no.
...si paras en un avituallamiento, sonríe a la gente que esta allí.
...si se te cae un gel o un papel, para y recójelo.
...podría no acabar nunca. Pero recordad...no llega a 10 años de diferencia.
 
La esencia es como el respeto, solo se pierde una vez.

12 comentarios:

  1. Ah!
    Y viva correr carreras haciendo fotos, con bocata y rendimiento "aceptable",... Paquete pero aceptable.
    Si se puede!
    Carpe Diem

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que si. Cada uno lo que quiera. Seguro que tu no te acuerdas pero, allá por 2002 contestabas por email preguntas de un tal bulderban acerca de los sandwiches de jamón y queso para alimentarse en un ironman.
      Era yo....

      Eliminar
  2. Cuanta razón... No sé es que con la edad todo cambio te parece a peor o es realmente así. Pero sí que sé lo que a mí me gusta.

    Un abrazo, "paquete". De un paquete de verdad, máquina :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te tengo controlao, pachucho..... ¿como va esa lesión?

      Eliminar
  3. Y yo que llevo 2 años en la montaña y pienso igual... Con mis 38 primaveras también soy de los que me paro a bañarme en el río , a hablar con los del avituallamiento, y llego el último más feliz que los que ya se han ido a casa. Pero es que es así, viva correr sin tiempos de corte, sin agobios, sin dorsal, sólo con amigos, y compartir flow vida y pasos.
    Me apunto, 200%.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo Esteban. Recuerdo cuando empecé en el 97, con Artigas, Robles, Abuelo, Muñoz, etc.. y ahora me río de lo de hoy. La gente va con mucha prisa..cuando el buen bocado hay que saborearlo bien lentamente..
    Un abrazo

    Albert T

    ResponderEliminar
  5. Bueno aqui uno que tambien se dio cuenta de que tenia que recobrar esa esencia que iba perdiendo.

    ResponderEliminar
  6. dentro de unos 10 años diremos lo mismo de esta epoca, por lo que lo mejor es vivirla, solo vivirla

    ResponderEliminar
  7. Yo también me acuerdo de aquella época de Zegama y charlar con Mejía en meta.

    ResponderEliminar