martes, 15 de julio de 2014

¡ esta Ronda (dels Cims) la pago yo ! (y III)

En la Margineda me cambio y ceno mientras me distraigo. Totalmente desordenado todo. Me preparo para la noche aunque aún hay luz. Me abrigo aunque aún no hace frío. Sonrío aunque aún me falta chispa. Y salgo. Subir y bajar el coll de la Gallina antes de lidiar con el Pic Negre a golpe de frontal. Me voy mentalizando de mis "deberes" nocturnos. Caminar toda la noche y ahorrar para gastar lo que haya reservado cuando comience el día. Intento no pensar, voy tirando y enciendo luces llegando arriba de la Gallina. Bajo con tranquilidad y vuelvo a subir. Así, sin preocuparme más. Modo automático.
A media subida esta montado el sarao Koala. No lo esperaba. Y entonces la sorpresa es mayor. Estos socios son tremendos, que ganas de cachondeo...y que bien va. Receno en buena compañía y después de ser "manteado" me cuesta despedirme de ellos. El Pic Negre y la luna llena me esperan fuera. Y se supone que Roger y Christian también en el refugio Claror.
Estos dos elementos están a las 3:30AM esperándome en un refugio sin luz. Así.

La noche transcurre sin sueño en un sube y baja. A veces hasta se puede apagar el frontal. Lunaza. En L'Illa cambio a modo día y me propongo afrontar con alegría en coll dels Isards. A ver si ha quedado algo guardado. Noto un cansancio mental, físico solo el normal después de 23h de actividad. Pero entra niebla. Meona. Mucho. Y la complicada subida al collado, con la complicada hora se complica aún más con frío y humedad. Y todavía más en la bajada a Pas de la Casa con resbaladizas piedras mojadas. Pasos de ballet. Culetazos. Calado hasta los huesos alcanzo la segunda base de vida donde me cambio calcetines y zapatillas. Al calor del local llega el sueño. Y con él la torpeza al volver a caminar. Al salir yo llega Jordi Codina. Ya nos conocemos. Saber que viene detrás me reconforta tanto como el padre que está detrás del columpio de su hija.
Y llega, otra vez calado la subida al Pas de les Vaques. Sueño. Sueño. Sueño. Y un gel de cafeína (el de rescate). Y bajada a Incles. Estoy cansado de ir solo. Y aún queda. Allí esperaré a Jordi. En la larga bajada me pasa el primero de la Mitic.
Sentado en la carpa de Incles como algo. Y veo que llega mi compañero. Hago la propuesta y cuando esta listo salimos. Ahora se que llego seguro. Y poco a poco me lo voy creyendo.
Tiro de él en las subidas (porque me lo pide) y le sigo en las bajadas (porque me resulta cómodo). Subida a Cabana Sorda y bajada a Coms de Jans. Con él siempre hay conversación. Hace mucho que no nos vemos y los dos somos de palique fácil. En verdad nos distraemos para aligerar el camino.
Nos pasa el segundo de la Mitic.
Y de charleta subimos a collada de Meners (más conocido como can Massaguer :-), y cerramos los 13.000+ y una alegría para nada escondida nos lleva a abrazarnos. Ahora a cerrar los 170kms. La larga bajada es lo único que nos queda. Ahora parece no se nos escapa. Es algo menos de las 15:00, el frontal no hará falta...
 
Y dejándonos caer vamos ganando metros a la montaña y gastando minutos del día, un día de más de 30h ya. Y rebrota la alegría pero ya no las fuerzas. Y en Sorteny nos animan pero el cuerpo está como está y las piernas no responden. O igual no sabemos pedírselo.
El cami del Ferro se le atasca a Jordi y vamos a tirones mientras nos pasa el tercero de la Mitic. Angeles de la guarda van apareciendo en los trozos de asfalto o al otro lado del río para gritarnos cosas que nos ponen colorados. Y comenzamos una última conversación al tocar el asfalto de Ordino. Un intento de conversación que se ahoga en una especie de sollozo que, si hubiera fuerzas sería llanto. Pero como un niño pequeño agotado por el llanto, solo es gimoteo. Pero los dos sabemos lo que queremos decir y no hace falta más. Último giro y se acabó.
Somos torpes hasta para abrazarnos. Los dos entre nosotros. Cada uno con los que le esperan en meta. Y el débil pensamiento saca fuerzas de donde solo queda cansancio y vuela con los que no están. Va y vuelve. Y se vuelve a marchar. No están todos en la plaza. Pero yo los he traído a todos. Porque estamos hechos de recuerdos. Sin ellos yo no podría haber escrito esto....

 
 


7 comentarios:

  1. Espectacular! gran crónica! mis humildes respetos por lo logrado!

    ResponderEliminar
  2. Se ve un frontal a 80m, esperamos como hemos hecho con los otros 15. Se acerca y nos ciega, escupe:

    - Buenas noches. Hombre, los peleles!

    No se me olvida en la vida :)

    ResponderEliminar
  3. grande, muy grande en todo. Mi admiracion y mis respetos mas sinceros. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  4. No creo que nunca consiga realizar una gesta de esta magnitud pero leyéndote has conseguido emocionarme hasta el punto de acabar tu relato con los ojos humedecidos.
    Pero lo que te hace grande no es completar los 170 km y 13.000 m D+ en sólo 35 horas o acabar en el top 10 y hacer podio de tu categoría. Lo que te hace grande es tu persona. Ya te lo dije y te lo repito: eres mejor persona que corredor. Y me siento una privilegiada por tenerte como amigo (aunque me des mucha caña, no olvidaré tu comentario a mi flamante primer y último podio).
    No dejes de escribir y de compartir todas tus experiencias con los que te queremos.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Como siempre leerte es sinónimo de emociones.Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Esteban por este magnífico relato. Me ha emocionado. Un abrazo
    Albert T

    ResponderEliminar